was successfully added to your cart.

Cuídate. Empieza por el desayuno

By 10 enero, 2019Nutrición

Enero es tradicionalmente un mes cargado de propósitos para el nuevo año. Perder peso, recuperar nuestra figura, o mejorar nuestro tono muscular, son algunos de ellos. En muchos casos, será necesario someterse a algún tipo de dieta (recomendaremos siempre bajo prescripción y control médico).

Pero si no te apetece seguir una dieta estricta, al menos es importante que intentes comer mejor empezando por el desayuno. En este post, te damos algunas ideas.

 

¿Qué puedo, y qué no puedo desayunar?

Un vaso de leche con magdalenas, o tostadas de pan de molde con mantequilla son sólo algunos ejemplos de alimentos que tradicionalmente se asocian al desayuno y como imaginarás, no son especialmente saludables.

NO RECOMENDADO SUSTITUYELO POR
Bollería industrial, magdalenas, croissant o galletas. En su lugar, puedes prepararte pan tostado, preferiblemente integral, o consumir galletas integrales o preparadas con aceite de oliva.

Si tomas cereales, procura hacerlo sin azúcar. Y si lo haces, máximo 3 días por semana.

Mantequilla Sustituye el consumo de mantequilla, por aceite de oliva.
Leche entera, nata o yogures Si tomas leche o yogures, procura que sean desnatados. Puedes tomar leche o lácteos semidesnatados máximo 3 días por semana.
Quesos con alto contenido graso Es mejor que tomes queso fresco o requesón.
Chocolate y postres azucarados Se deben comer entre 2 y 3 piezas de fruta al día. Aprovecha el desayuno para comer alguna en lugar de otros postres.

Mermeladas, miel y azúcar pueden tomarse en pequeñas cantidades (salvo en el caso de personas con sobrepeso o hipertrigliceridemia).

Huevos fritos con bacon (desayunos americanos) Es mejor tomar huevos cocidos (no más de 3 huevos enteros por semana) y sustituir el bacon por jamón ibérico.

Nota: estas recomendaciones deben modificarse en caso de diabetes, obesidad, hiperuricemia, hipertensión u otras patologías. Consulte son su médico.

 

“Hasta que no me tomo un café, no soy persona”

Puedes tomar infusiones o café, preferiblemente sólo o cortado. Pero ten en cuenta que no se deben tomar más de 3 diarios. También puedes tomar infusiones no excitantes como por ejemplo, poleos, manzanilla, tila, etc.

Intenta desayunar en la primera hora después de levantarte. Si tu ritmo de vida no te lo permite, intenta levantarte un poco antes, y dedicar algo de tiempo a la primera comida del día.

En nuestra siguiente publicación, os daremos otras ideas y alternativas para llevar una alimentación saludable a lo largo del día. Mientras tanto, procura practicar algún deporte, hacer ejercicio, o ir al gimnasio al menos tres veces a la semana. Y si no es posible, al menos intenta andar media hora seguida al día.