Hialurónico ¿A qué precio?

El Ácido Hialurónico, es una sustancia presente en nuestro organismo encargada de la hidratación de los tejidos, por tanto totalmente reabsorbible y biocompatible.

Con la edad los tejidos van perdiendo poco a poco su capacidad de hidratación, y pierden volumen. Aparecen las arrugas del surco nasogeniano, los labios se hacen más finos, pueden aparecer ojeras, el rostro pierde homogeneidad del óvalo, y aparecen luces y sombras en las mejillas.

Todos estos signos de envejecimiento pueden ser corregidos con ácido hialurónico, pero ¿vale cualquier marca? ¿cuestan todos los mismo?

En el mercado existen multitud de marcas y laboratorios que comercializan ácido hialurónico. Cada una de ellas, a su vez, desarrolla 3 o 4 referencias distintas en función de la zona en la que se va a aplicar. Es decir, la densidad y concentración de un ácido hialurónico para corregir las ojeras, es distinta a la formulación de un ácido para proyectar pómulos, distinto de un relleno de arrugas del surco nasogeniano, distinta que para dar volumen al labio, y distinto al un ácido hialurónico para hidratar el rostro en su conjunto.

El paciente puede encontrar en el mercado tratamientos con ácido hialurónico desde los 140 hasta los 700 euros. Evidentemente, no todos son iguales.

El precio final de un tratamiento de hialurónico, dependerá del número de viales, de la marca elegida, de la zona donde se aplica y por supuesto, de la experiencia y capacitación del médico que realiza el tratamiento.

 

 

Por durabilidad y resultados, Instituto Montemauro trabaja hialurónicos de gama alta de laboratorios Teoxane®.

Teoxane desarrolla varias referencias para el relleno y corrección eficaz de arrugas, áreas de pérdida de volumen, hidratación y redefinición del labio respetando los naturalidad y la expresión del rostro.

Las familias de hialurónicos RHA y Teosyal® son reconocidas entre profesionales medico estéticos por su durabilidad, una de las más largas del mercado, llegando en muchos casos hasta los 12 meses, y hasta los 18 meses en el caso de las referencias con mayor capacidad voluminizadora.